Casa Caravati, el museo de la ciudad

Casa Caravati, el museo de la ciudad

Casa Caravati – Museo de la Ciudad se presenta como una muestra viva y dinámica de la historia de los catamarqueños.

El museo fue inaugurado en octubre de 2013 y, desde entonces, ha ganado en visitantes por su atractiva propuesta que reúne historia y vanguardia, invitando a conocer –por un lado- los orígenes de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca y, por otro lado, a artistas contemporáneos que producen sus obras en Catamarca.

El museo está ubicado en Rivadavía 1050, y supuso la remodelación y refuncionalización de la vieja casona del siglo XIX que fuera diseñada y construida por el reconocido arquitecto autor de los edificios más emblemáticos de Catamarca, Luis Caravati, quien forjó la identidad arquitectónica de nuestra Ciudad.

El edificio cuenta con todos los adelantos tecnológicos en cuanto a museología y museografía, iluminación, acceso para personas con capacidades móviles disminuidas (elevador y rampas), se exponen en algunas salas objetos para personas no videntes, se cuenta con guías para sordomudos, visitas autoguiadas, guías para extranjeros, salas interactivas donde los niños pueden tocar los mapas, pasar información con sus manos desde modernas pantallas, un bar, una librería donde se podrá adquirir libros de arte y juegos didácticos inspirados en el museo.

 

Horarios de visita

De lunes a sábado, de 9 a 13 y de 15 a 20 hs

Domingos, de 8 a 20 hs

 

Las salas

El Museo cuenta con 12 salas. Siete de ellas están en la planta baja, donde se realiza la muestra del patrimonio histórico y religioso. En la planta alta funciona el sector de Arte Contemporáneo, que conceptualmente está gestando al futuro patrimonio a partir de las artes plásticas.

 

  • Sala de Orígenes

Donde mencionamos la presencia de las Colectividades Organizadas en Catamarca y que tanto aportaron a la vida sociofamilar catamarqueña. Italianos, españoles, israelitas y siriolibaneses a partir del Siglo XIX y posteriormente y en menor cantidad, irlandeses, franceses, japoneses, etc. Sin olvidarnos de nuestros orígenes fundacionales en el Siglo XVII con la participación de negros y blancos en un 50% y los pueblos originarios, mas la participación de los colonizadores mismos. También presentamos aquí nuestra tradición textil que nos identifica.

 

  • Sala de Devociones Domésticas

Nos narra la tradición de la imaginería religiosa con sus diferentes tipos de imágenes adaptadas o creadas especialmente para la devoción familiar que en toda cultura y toda religión existieron y existen actualmente. Es una sala importante porque nos marca la religiosidad de nuestra gente. Hay algunos devocionarios, e incluso una biblia escrita en árabe, aporte de la comunidad.

 

  • Sala de la Vida Religiosa en Catamarca

Con sus dos iglesias emblemáticas, Catedral Basílica y San Francisco, ambas con sus particulares historias, en donde encontraremos algún mobiliario e indumentaria eclesiástica y una pantalla  donde se estará transmitiendo un video de Noticieros Argentinos del Archivo General de la Nación de la Procesión de la Virgen del Valle del año 1939.

 

  • Sala de Comunicaciones y Transporte

En este sector se podrá visitar, en otras cosas, un automóvil que se encontró en el basural, porque la ciudad también habla por medio de la basura que genera. Se trata de la camioneta restaurada de un inmigrante italiano, un Ford de fabricación inglesa del año 46, que comenzó llevando paquetes de una provincia a otra, como un servicio directo de encomiendas. Luego se convirtió en la empresa Transporte Di Pascuale, que ya no existe. Esta sala también cuenta con una carreta recientemente restaurada. Y también nos habla del tranvía, del ferrocarril, el teléfono y el telégrafo.

 

  • Sala de la Fundación

Se exhiben el cuadro de la Fundación y el retrato del Fundador, ambos del pintor catamarqueños Varela Lezana, junto a la imagen del San Juan Bautista, patrono de la ciudad, que muy probablemente haya estado el día de la Fundación, imagen recientemente restaurada. También encontramos aquí la Galería de Intendentes.

 

  • La Sala de la Vida y la Imagen Urbana

Brinda mucha información a los visitantes. En este sector se encuentran las primeras actas matrimoniales del Primer Cabildo. Detalles de nuestro crecimiento urbano, de la vida familiar y cotidiana, de cómo fue cambiando la imagen con la llegada de los arquitectos italianos. Imágenes de escenas escolares, y de calles de nuestra ciudad, junto con piezas e imágenes del Cabildo.

 

  • Sala de Caravati

El creador de la imagen de la capital catamarqueña también tiene un importante espacio en lo que fue su propiedad. Esta sala tiene algunos planos dibujados sobre tela y firmados por él. Se encuentra el plano del Colegio Nacional, dibujado en tela, entre otras piezas de sus obras emblemáticas. Una línea de tiempo familiar y una colección de fotografías de sus principales obras acompañadas de páginas de su diario de vida. En una pantalla se ven cápsulas de video sobre su vida y obra.

 

  • Salas del Museo de Arte Contemporáneo

Este sector se encuentra en la parte alta. Un sector está destinado para la Pinacoteca Municipal. Se exhiben obras de Luis Varela Lezana, Laureano Brizuela y Emilio Caraffa entre otros de la colección. La propuesta del guión de esta muestra inaugural de artes visuales es a partir de cómo fue evolucionando el ojo del espectador, por decirlo de alguna manera. De cómo fue evolucionando la propuesta de producción, lo que nos permite ir observando en diferentes épocas y artistas con sus resultados. Es también en alguna medida una línea de tiempo hasta llegar al actual arte contemporáneo. Hay artistas catamarqueños reconocidos internacionalmente y artistas emergentes. Como así también hay artistas que sin ser catamarqueños viven y producen aquí.

 

  • Patio Central, el ADN de la ciudad

En el Patio Central, corazón de esta casa que a su vez fue por muchísimos años el corazón de la vida social de Catamarca, encontraremos una gran estructural helicoidal, que se puede observar desde la entrada, queriendo representar el ADN de la Ciudad, con fotografías antiguas que representan a los catamarqueños. Se encuentra aquí una memoria de la reconstrucción del edificio, su restauración y refuncionalización. También supone un homenaje al coleccionista Espeche y a la fotógrafos Catamarqueños, porque gracias a ellos podemos recuperar y disfrutar nuestra historia.

 

 museo caravati interior

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *